Sábado 16.12.2017

BALONCESTO - EUROLIGA

La mejoría del Unicaja no le basta para conquistar Atenas

Los de Atenas se hicieron poco a poco reyes de su cancha y a los cajistas se les hizo de noche

El técnico de Unicaja, Joan Plaza, durante la novena jornada de la Euroliga que han disputado esta tarde frente al CSKA de Moscú (EFE)
El técnico de Unicaja, Joan Plaza, durante la novena jornada de la Euroliga que han disputado esta tarde frente al CSKA de Moscú (EFE)
La mejoría del Unicaja no le basta para conquistar Atenas

La buena actitud que mostró un Unicaja de Málaga muy mejorado en el Oaka de Atenas no fue suficiente para ganar a un Panathinaikos que, a pesar de estar tibio durante los tres primeros cuartos, aceleró su juego en el último tramo y acabó superando a los cajistas por 82 a 71.

El Unicaja salió a morder desde el salto inicial y lo demostró con un gran primer cuarto, el cual dominó durante los primeros cuatro minutos hasta que Gist tiró de muñeca y colocó las tablas en el marcador (7-7. Min 4).

Los malagueños aguantaron el tirón y entre Dejan Musli y Nemanja Nedovic remontaron un 15-9 desfavorable, cegaron a los griegos y se quedaron a un punto de los locales al final de un competido primer tramo (16-15).

La buena dinámica de los jugadores de Joan Plaza se hizo extensible durante los siguientes diez minutos que, a pesar de comenzar con el Panathinaikos mandando en el Oaka (26-23 Min 15), terminaron del lado verde gracias a un Dragan Milosavljevic en estado de gracia (7 puntos) y a una última bandeja de Carlos Suárez, que selló el 32-35 con el que se llegó al descanso.

Tras el parón, el conjunto local saltó a la pista con la intención de poner las cosas en su sitio y conservar su condición de invictos como locales.

Nick Calathes selló en el minuto 25 un parcial de 10-0 que dejó a los andaluces a remolque hasta que, a escasos dos minutos del término del tercer cuarto, sendos triples de Milosavljevic y Suárez volvieron a darle el mando en el marcador (50-51), aunque Calathes aguó la fiesta a los de Plaza y colocó las tablas a 54-54 para abrir el último tramo del partido.

Los de Atenas se hicieron poco a poco reyes de su cancha y a los cajistas se les hizo de noche (71-62 Min 36). El Panathinaikos metió una marcha más al partido y la combustión final le sirvió para ponerse muy por delante de los de Málaga que, a falta de un minuto, estuvieron diez puntos por debajo tras una canasta de K.C. Rivers (79-69) que encarriló el triunfo heleno ante un rival que dio la cara y mejoró la imagen mostrada en los últimos partidos.

La mejoría del Unicaja no le basta para conquistar Atenas