Martes 26.09.2017

CERCEDA - LA ENTREVISTA

Tito Ramallo: "Son días de locura, nos gustaría tener más tiempo para todo"

El nuevo entrenador del conjunto cercedense atendió al dxt para hablar sobre el nuevo proyecto, que empieza de cero

Tiito Ramallo y el presidente del Cerceda, José Antonio Silveira, en la presentación del nuevo técnico (Patricia G. Fraga)
Tiito Ramallo y el presidente del Cerceda, José Antonio Silveira, en la presentación del nuevo técnico (Patricia G. Fraga)
Tito Ramallo: "Son días de locura, nos gustaría tener más tiempo para todo"

El Cerceda anunció el pasado lunes el acuerdo de colaboración con el Lugo. Y un día después dio a conocer a su nuevo entrenador. Es un viejo conocido del fútbol gallego y coruñés. Rogelio Ramallo Peña (A Coruña, 1970) es Tito para todos. Y es el elegido para dirigir el histórico debut cercedense en Segunda B. Tras dos décadas en el organigrama técnico del Deportivo y un exitoso paso por el fútbol armenio, vuelve a casa. La cercanía, el atractivo del proyecto y la posibilidad de abrirse mercado de nuevo en España le han llevado al banquillo de O Roxo.

 

¿Por qué el Cerceda?
Hay varios motivos. El principal es el proyecto conjunto que me presentan de Cerceda y Lugo. Me parece muy interesante y el concepto que tienen ambos clubes está claro. Además, vengo de entrenar a 4.000 kilómetros de casa y ahora me coge a 20 minutos.

¿Qué te atrae del proyecto conjunto Cerceda-Lugo?
El respaldo del Lugo es total a nivel de secretaría técnica y dirección deportiva. Con un club profesional como sostén, nos abrirá más puertas a nivel institucional y deportivo. Y el Cerceda mantiene su independencia y autonomía como club. El convenio refuerza a todos y lo hace interesante.

Doce fases de ascenso en el campo para ascender en los despachos, ¿se hace justicia?
Siempre he defendido que los equipos asciendan por aspectos deportivos, pero hay otros condicionantes y el Cerceda ha aprovechado su oportunidad. Parte de una fatalidad para el Boiro, que tristemente ha perdido lo que se había ganado en el campo. Nos daba pena que la plaza saliese de Galicia y para el fútbol gallego este es un mal menor.

¿Qué supone para el Cerceda jugar en Segunda B?
Supone un salto brutal. El Cerceda tiene que aprovechar esta situación para crecer en todo como club, aunque sabemos que va a ser un año súper difícil.

¿Cómo definirías al Cerceda?
Para definirlo hay que conocerlo. Y la idiosincrasia del cerce es muy especial. Es un club centrado en el pueblo, en el sentido de que siempre fue todo muy personal, con la misma gente desde hace muchos años. Tiene unas instalaciones muy buenas, superiores a las de otros clubes, y tenemos que aprovecharlas.

¿Qué le falta para adaptarse a una categoría superior?
Tenemos que darle una forma concreta a todo lo que tiene para que el trabajo sea más cómodo para todos.

¿Cómo han sido tus primeros días en Cerceda?
Días de locura. Hay que solucionar muchas cosas y nos gustaría tener más tiempo para todo. Vamos a ver si podemos dilatar las decisiones definitivas, hay que hilar fino.

Y el martes 18, partido contra el Deportivo, ¿llega demasiado pronto?
Es un compromiso muy importante para la entidad a nivel social, pero en el aspecto deportivo no es adecuado ni conveniente. Vamos a intentar configurar una plantilla para responder positivamente.

¿Qué nos puedes adelantar de la confección de la nueva plantilla?
La dirección deportiva será la encargada de facilitar esa información. Estamos trabajando en muchos frentes, pero vamos a respetar los pasos que se tienen que dar. Yo soy el entrenador, voy a participar en todo, pero hay muchas cosas que debemos de cambiar. Y voy a pelear para que las formas tengan un camino claro.

La idiosincrasia del Cerceda es muy especial, para definirlo hay que conocerlo

 

 

El objetivo es salvar la categoría, tenemos que ser realistas y consecuentes

¿Y cuáles son esas formas?
Las normas por las que nos vamos a regir deportivamente van a salir de Lugo. Y se apoyan en su profesionalidad como club. Eso es lo que nos está permitiendo entrar en un mercado de futbolistas que de otra manera sería impensable.

¿Y quienes son los encargados de tomar las decisiones en el área deportiva?
Desde el minuto uno impera la lógica y es el Lugo el que va a llevar las riendas deportivas del proyecto, como ya se ha dicho. Yo trabajo directamente con Víctor Moreno (director deportivo del Lugo) y, sobre todo, con Manuel Mandiá (adjunto a la dirección deportiva). Estamos en contacto casi cada hora y me desplazo a Lugo cada día.

Sin conocer todavía la plantilla que vas a tener a tu disposición, ¿qué te gustaría plasmar con el Cerceda en el campo?
A medio plazo ya sabemos lo que queremos hacer, pero vamos a depender de la plantilla que seamos capaces de configurar. El Lugo tiene una línea muy clara desde hace unos años y ha apostado por el fútbol combinativo. Si esa es la idea, el Cerceda tendrá que seguirla.

¿Hay otro objetivo posible que no sea la permanencia?
Tenemos que ser realistas y consecuentes. Somos un equipo recién ascendido, que se va a construir prácticamente de cero y con uno de los presupuestos más bajos de la categoría. El objetivo es salvar la categoría. Todo el mundo es consciente, desde Lugo y desde Cerceda.

¿Cómo valoras el potencial del grupo 1?
Es un grupo tremendamente atractivo para el espectador, pero más complicado que el año pasado para los equipos. Va a estar súper caro meterse entre los cuatro primeros y va a ser muy duro para los equipos de abajo para salvar la categoría. El potencial ha crecido.

¿Has marcado en rojo el partido contra el Fabril?
Indudablemente que será el partido más especial y emotivo de la temporada para mí. Son casi 500 partidos como entrenador y cinco temporadas como jugador, de 48 años que tengo me pasé más de media vida allí... sigo considerando al Deportivo como mi casa.

¿Qué esperas del filial blanquiazul esta temporada?
Ha hecho fichajes importantes y será una plantilla equilibrada entre veteranía y juventud. Va a ser uno de los rivales fuertes del grupo.


EN ARMENIA
"Fue una experiencia enriquecedora a todos los niveles"

Tito Ramallo entrenó al Banants, de la Primera División de Armenia entre 2015 y 2017. Llevó al equipo a lograr el título de Copa y a participar en la fase previa de la Europa League. El coruñés habla de su experiencia, que se acabo por "un cambio de estrategia en el club".

 

¿Cómo definirías tu paso por Armenia?
Fue una experiencia enriquecedora a todos los niveles, personal, familiar y deportivo. Estoy encantadísimo, pese a la dificultad de la distancia.

¿Qué sacas de esta aventura?
Me ha permitido tener una experiencia internacional, que me ha abierto las puertas fuera, tener otras opciones (Tito aceptó la oferta del Cerceda pese a recibir otras propuestas extranjeras).

¿Cómo cambia el fútbol de España a Armenia?
El fútbol, como se vive en España, no se vive en casi ningún sitio. He aprendido a valorar lo que, a veces, das por hecho. Pero en Armenia estaba en un club muy profesional, con medios muy buenos, de los pocos con esas condiciones en el país.

¿Qué te sorprendió culturalmente del país?
Armenia es la puerta del Cáucaso, una de las entradas a Asia. Es un flujo de culturas, súper interesante y que te ayuda a desmitificar ciertos estereotipos que tenemos aquí. Es todo más natural de lo que pensamos.
 

Tito Ramallo: "Son días de locura, nos gustaría tener más tiempo para todo"