Sábado 19.08.2017

TERCERA DIVISIÓN - FABRIL

El Céltiga, capricho de Jardel

El delantero portugués ha marcado cuatro goles en liga, dos de ellos al equipo da Illa de Arousa

Jardel ante el Céltiga (Javier Alborés)
Jardel ante el Céltiga (Javier Alborés)
El Céltiga, capricho de Jardel

No está brillando en su primera temporada como futbolista sénior, pero ha marcado dos goles importantes en lo que va de temporada. Esmiraldo Sá da Silva, más conocido como Jardel, marcó el único gol del Fabril el pasado domingo contra el Céltiga para darle tres puntos a su equipo que, a falta de cuatro jornadas para el final, ve el título un poco más cerca.

Álex Corredera arrancó por la banda derecha cerca de la línea medular, se fue de dos defensores del Céltiga hasta aproximarse al pico del área, cuando cedió el cuero para Edu, que dio el pase a la frontal del área, donde se encontraba Jardel para, sin controlar, meter el interior de su bota derecha y llevar el esférico hasta la escuadra, muy lejos del alcance de Marcos Bermúdez, cancerbero del cuadro arousano. Faltaban diez para el descanso cuando el filial del Deportivo encarrilaba el encuentro, pero no sentenció y sufrió hasta el final.


LAS CLAVES:

1. SUS DOS GOLES MÁS IMPORTANTES El del pasado Domingo contra el Céltiga (1 - 0) valió tres puntos en Abegondo; en la primera vuelta fue el de la sentencia (0-2)

2. COLABORADOR EN GOLEADAS Sus otros dos goles en liga se produjeron en goleadas ante el Ribadumia (5 - 0, marcando el 3 - 0) y Barco (4- 0, anotando el último).

3. APARECE Y DESAPARECE 13 partidos como titular y 12 como suplente en las 25 participaciones del delantero luso en lo que va de temporada


El Céltiga parece el capricho de Jardel o, al menos, ese equipo al que le tiene tomada la medida. El atacante luso metió cuatro goles en lo que va de temporada y dos de ellos los marcó contra el conjunto que dirige Edu Charlín. El del pasado domingo (1-0) valió tres puntos en Abegondo, pero en la primera vuelta también marcó un gol importante, el 0-2 con el que el Fabril sentenció el encuentro en el Salvador Otero en el famoso partido en el que no fue convocado Óscar Pinchi.

Sus otros dos goles en Tercera División los ha firmado en dos de las goleadas más importantes del Fabril en la Ciudad Deportiva de Abegondo. Jardel metió su primer gol de la temporada contra el Ribadumia en un partido en el que el filial metió cinco goles (5-0) y el joven delantero fabrilista firmó el 3-0. El tercer tanto del curso del Jardel cayó contra el Barco, en encuentro que el Deportivo B resolvió con un 4-0 y en el que firmó el cuarto y definitivo gol.

Jardel fichó la temporada pasada por el Deportivo para jugar habitualmente en el Juvenil A de División de Honor, pero llegó a debutar con el Fabril bajo las órdenes de Manuel Mosquera cuando terminó la temporada el Juvenil y aún seguía en competición el filial. Esta temporada, con ficha en el Fabril, el delantero portugués ha participado en 25 de las 34 jornadas de liga, siendo titular en 13 partidos y suplente en 12. Ha sido convocado en 25 ocasiones.


UN FUTBOLISTA REFORMADO TRAS UNA IMPORTANTE SANCIÓN

Se perdió cuatro jornadas por llamar "filho da puta" al árbitro

"Filho da puta". Es el término en el que se refirió Jardel, delantero del juvenil A del Deportivo la pasada temporada, a Uxío Caamaño, árbitro del colegio de Vigo en el último minuto del Val Miñor-Deportivo de División de Honor Juvenil disputado la pasada campaña. La consecuencia, cuatro partidos de sanción. El punta luso, incorporado el pasado al club deportivista junto a su compañero, también portugués, Varejao, recibió el castigo más severo de un jugador del Deportivo en toda la temporada. José Ramón González Pérez, entrenador del Juvenial A blanquiazul el año pasado perdió a uno de sus activos más importantes, que se convirtió en indiscutible en la punta de ataque. El potente atacante portugués se perdió los partidos contra Real Oviedo, Celta, Ourense y Sporting de Gijón. Esta temporada, el delantero portugués solo ha recibido una tarjeta amarilla en 25 participaciones en partidos oficiales.
 

El Céltiga, capricho de Jardel