Lunes 23.10.2017

PREFERENTE NORTE - EL REPORTAJE

Betanzos, un equipo de rachas

El conjunto de Andrés Andrade no tiene término medio en la temporada de su regreso a la categoría

Partido entre el Betanzos y el Noia en el García Hermanos (Patricia G. Fraga)
Partido entre el Betanzos y el Noia en el García Hermanos (Patricia G. Fraga)
Betanzos, un equipo de rachas

Los altibajos definen hasta ahora la temporada del Betanzos en su regreso a la Preferente Norte. El equipo de Andrés Andrade empezó la temporada con ocho jornadas sin ganar y luego remontó con cinco sin perder, pero volvió a las andadas con nueve partidos sin conocer la victoria. Y ahora suma dos triunfos seguidos. "Somos un equipo de rachas, está claro", reconoce el técnico.

Andrade trata de explicar las circunstancias que hacen del Betanzos un conjunto tan irregular. Y lo primero que destaca son las bajas que le han afectado a lo largo de la temporada. El preparador ha llegado a tener siete u ocho ausencias. "En lo que llevamos de temporada hemos ido recuperando efectivos poco a poco y, en las últimas semanas, hemos tenido a la totalidad de la plantilla entrenando. Las rachas de buenos resultados coinciden cuando tenemos al grueso de los jugadores disponibles. De esa manera el grupo compite bien internamente durante la semana y lo traslada el fin de semana a los partidos", detalla el míster.

El Betanzos ha ganado sus dos últimos encuentros: 0-1 en Monforte ante el Lemos y 4-1 al Soneira en el García Hermanos: "Las dos últimas victorias eran muy necesitadas. Planteamos los partidos a vida o muerte. En Monforte solo valía ganar o ganar para engancharnos a la permanencia", comenta.

Ahora espera una complicada visita a Viveiro, ante un rival muy serio y en su feudo. "Es un equipo súpero competitivo y que está en un momento muy bueno, pero vamos con la ilusión de traernos algo positivo y con un plan para conseguirlo", advierte Andrade. ¿Será capaz del Betanzos de mantener la buena línea y seguir siendo un equipo de rachas?

Esas rachas empezaron con ocho jornadas iniciales marcadas por los malos resultados: cuatro empates y cuatro derrotas. "En la primera parte de la temporada nos costó romper el hielo. Quizá nos hizo daño el primer encuentro (5-0 en Mugardos) y, en otros partidos, tuvimos opciones de ganar pero no lo conseguimos. Eso nos generó una ansiedad que nos bloqueaba. No era cuestión de actitud ni de fútbol, sino algo más bien mental", recuerda el técnico.

El cambio de chip se dio en Sada, con una victoria (1-3) revitalizante y que sirvió como impulso. El Betanzos encadenó dos más. En casa ante el Xallas (3-1) y en Paiosaco (0-2). Después empató ante el Estudiantil (0-0) y derrotó al Arteixo (3-1), los dos en el García Hermanos.

"La base de estas rachas está en la semana, en el día a día", insiste Andrés, que cuenta con una plantilla de 24 jugadores (dos son juveniles) para los entrenamientos. La fuerza del equipo reside en el trabajo teórico, vital antes de llevarlo a la práctica cada fin de semana. Y en esa primera racha sin perder, la plantilla apenas se encontró con problemas de bajas.

El Betanzos volvió a su lado más gris con una racha de nueve partidos sin ganar: cuatro empates y cinco derrotas. Ahora encadena dos victorias y ha salido de los puestos de descenso, aunque virtualmente se encuentra en posición de arrastre.

"Nuestra idea era, desde el principio, era tratar de salvarnos con los menores apuros posibles. Eso quiere decir tener cierta holgura sobre los puestos de arrastres, pero nadie contaba con una situación de tres o cuatro arrastres que puedan suponer siete descensos", avisa Andrade. El técnico cree que "es una barbaridad que puedan bajar siete y subir dos o tres, ¡van a cambiar casi la mitad de equipos de un año para otro! Son las reglas del juego y tenemos que aceptarlas".

Optimista tras la llegada de Sergio y Jacobo ­"un plus de aire fresco" para el técnico­, Andrés tiene las dudas de Charly, Christian y Nico para Viveiro.

Betanzos, un equipo de rachas