Miércoles 17.01.2018

MOTOR - DAKAR

Puras: un Dakar a contracorriente

Con 54 años de edad, el mítico piloto afrontará por primera vez esta prueba… ¡en una moto!

Preparándose para este Dakar, Chus Puras ha participado ya con una moto en eventos como el Rally de Merzouga o la Baja Aragón (AEC)
Preparándose para este Dakar, Chus Puras ha participado ya con una moto en eventos como el Rally de Merzouga o la Baja Aragón (AEC)
Puras: un Dakar a contracorriente

El próximo sábado arrancará la cuadragésima edición del Dakar, el raid más duro y popular del mundo, donde compiten diversos tipos de vehículo. Dentro de esa heterogénea caravana que incluye coches, motos, camiones o cuadriciclos, lo más habitual es que los pilotos de motocicleta adopten con los años una opción menos exigente en lo físico, y pasen a competir sobre cuatro ruedas: El caso paradigmático en este sentido es el de Stéphane Peterhansel, ‘Monsieur Dakar’, que ganó en seis ocasiones esta prueba a bordo de una moto, para pasar después a sumar otros siete triunfos en automóviles, el último de ellos en la edición de 2017. Lo que desde luego resulta inusual es pasarse de los coches a la moto con más de 50 años… y cuando uno ha sido una figura tan importante en los rallies como Jesús Puras, ese paso del volante al manillar parece algo así como avanzar a contracorriente.

 

Rey del asfalto español
Chus Puras es unánimemente reconocido como uno de los mejores pilotos españoles de todos los tiempos, y su triunfo en el Rally de Córcega de 2001 le convirtió, junto con Carlos Sainz, en uno de los escasos pilotos nacionales que han logrado vencer en una prueba del Campeonato del Mundo, un selecto club al que años más tarde se unió Dani Sordo. Hay además que añadir que, desde el último triunfo de Chus Puras en el Campeonato de España de Asfalto (el Rally de Madrid de 2002, en un año en que obtuvo su octava corona nacional) todavía sigue siendo el más exitoso piloto de la historia de ese certamen, habiendo obtenido nada menos que 58 victorias.

El espíritu competitivo de Puras le lleva ahora al Dakar, un reto que ya resulta tremendamente duro en cualquier tipo de vehículo, y que es todavía más exigente para los que lo hacen sobre dos ruedas. En todo caso Chus está convencido de lo adecuado de su elección, y afirma haberse preparado a conciencia para la aventura: “Poca gente sabe que empecé a correr en moto. Siendo un crío, disputé varias carreras, pero después me subí al coche y ya no me bajé hasta dejar la competición oficial. Pero en cuanto pude recuperé, por mero placer, las sensaciones de ir en moto. Llevo 7 años haciendo enduro, me he recorrido la Patagonia argentina, he ido numerosas veces a Marruecos a hacer dunas… la moto me apasiona y me da muchas satisfacciones“.

 

Pasando a la tierra
A pesar de haber logrado la mayor parte de sus éxitos en asfalto, el piloto cántabro afirma que “lo que más me ha gustado siempre es pilotar en tierra y el Dakar es el rally de tierra por excelencia. Siempre lo he querido hacer. Es una carrera que te atrapa. Por eso, precisamente en un viaje a Galicia comencé a darle vueltas. Empecé a entrenar, a trabajar en ello y, tras recibir el apoyo de grandes amigos como, entre otros, las empresas gallegas Coren y La Región, me dije: 2018, es el año. Llevo un año preparándome al máximo, con una planificación casi profesional, porque soy consciente de la dureza que me voy a encontrar. Llegó en un buen momento y tengo conmigo a un gran equipo, Xraids, con Joan Fernández al frente. Creo que es el momento oportuno para afrontar uno de los mayores retos a nivel personal y, sin duda alguna, una de las mayores aventuras y experiencias de mi vida”.

Puras: un Dakar a contracorriente