Domingo 25.02.2018

AUTOMOVILISMO

Pasión por el rombo

Descubrimos una singular colección de vehículos Renault 

Los Alpine no han perdido ni un ápice de su deportividad. Un cupé que triunfó en los rallies hace casi 50 años por su proverbial agilidad, y que de hecho en su versión de calle resultaba un coche tremendamente exclusivo: Nada menos que 250.000 p
Los Alpine no han perdido ni un ápice de su deportividad. Un cupé que triunfó en los rallies hace casi 50 años por su proverbial agilidad, y que de hecho en su versión de calle resultaba un coche tremendamente exclusivo: Nada menos que 250.000 p
Pasión por el rombo

Los hermanos Cancela, Antonio y Juan, son populares por su inigualable colección de la guía Michelin, disponiendo de todo cuanto se ha publicado de ese indiscutible ‘manual del buen viajar’ (incluyendo un ejemplar de cada uno de los editados en todos los países, desde 1900 hasta la actualidad). Pero su relación con él mundo del motor les viene de familia, puesto que la suya dispuso de una agencia  de motocicletas en Carballo desde 1957 a 1972 (comercializando las Derbi, Lambretta, Bultaco, Moto Guzzi…), y desde 1965 hasta hace pocos años, gestionaron el concesionario Renault ubicado en dicha localidad.

Fruto de esa vinculación comercial con la firma Renault así como del tesón propio de aquellas personas contagiadas por el ‘virus’ del coleccionismo, los Cancela disponen de una formidable colección de modelos que no sólo han marcado la trayectoria de la marca que representaron, sino que de alguna forma también reflejan el propio desarrollo del automóvil en España.

Es interesante por ejemplo observar los detalles del turismo Celta Quatre (el modelo más antiguo de la colección, y del que Cancela nos explica que “se trata de una unidad de 1934, que localizamos en Perpignan y trajimos a España hace unos treinta años”), y trazar una línea histórica a través de modelos como el 4 CV, el Gordini, el Renault 10… o incluso un vehículo de los ochenta que tal vez fue poco comprendido en su momento (los pioneros pocas veces lo son) pero que sin duda fue el primer monovolumen de la historia: El Renault Espace.


Los 3 mosqueteros

Por su carácter deportivo, inequívocamente ligado a los rallies de los 60 y primeros 70, lo que más llama la atención son los Renault Alpine, coches con los que brillaron a nivel internacional pilotos como Jean Luc Therier, Bernard Darniche y Jean Pierre Nicolas (deportivamente conocidos como ‘Los tres mosqueteros’ del equipo Alpine, y a los que Juan Cancela tuvo oportunidad de conocer en persona hace un par de años, durante una concentración de Alpine celebrada en la villa francesa de Dieppe), ganando de hecho en 1973 la primera edición del Mundial de Rallies. 

Los Cancela conservan dos unidades, una de ellas especialmente singular, por estar matriculada en nuestra provincia (C-57766) y cuyo chasis está identificado como el Nº30 de las 1904 unidades que llegaron a fabricarse en España del popular coupé francés.


MÁS DE UN SIGLO DE IMPLANTACIÓN EN ESPAÑA

Las primeras unidades de la firma francesa en Galicia se matricularon, en 1903, en A Coruña y Pontevedra

En 1951 se situó en Valladolid la primera factoría de FASA (Fabricación de Automóviles, S.A.) RENAULT, y ese mismo año se lanzaron al mercado 707 unidades del modelo 4 CV, que entonces estaba en boga y era popularmente conocido como ‘4-4’. Pero la firma del rombo fue popular en España mucho antes, y de hecho ya en 1903 se matricularon en A Coruña y Pontevedra las primeras unidades, con las placas C-7 y PO-2 respectivamente. De la misma manera, los modelos Renault fueron los primeros coches matriculados en provincias como Guipúzcoa (SS-1), Gerona (GE-1) o Sevilla (SE-1, SE-2 y SE-3).

Pasión por el rombo