Martes 16.01.2018

SURF

juan Fernández López: "Iba botando sobre una montaña de agua; fue increíble"

Siempre entre los mejores desde que empezó a competir como Infantil, el curso pasado se tomó un año sabático para viajar a Hawái, la meca del surf, y Nazaré (Portugal)

Juan y Eric, alumno y maestro, comparten premios en una competición  | j.f.
Juan y Eric, alumno y maestro, comparten premios en una competición | j.f.
juan Fernández López: "Iba botando sobre una montaña de agua; fue increíble"

Mide 182 centímetros y se enfrenta a olas que alcanzan los diez metros. No está loco, es un surfero con un desafío gigantesco. Flamante campeón de la Copa de España en categoría Open, tiene 19 años y es una de las grandes promesas del panorama nacional. Es Juan Fernández López (4 de junio de 1998, A Coruña) y el pasado septiembre cogió la ola más grande jamás surfeada por un gallego. Fue en Coprinos, al lado del Portiño, y superaba los ocho metros. “De la tensión y la falta de costumbre me temblaban las piernas, pero supe controlar el miedo y salió todo bien. Iba botando sobre una montaña de agua. Fue increíble”, recuerda Juan.   

Siempre entre los mejores desde que empezó a competir como Infantil, el curso pasado se tomó un año sabático para viajar a Hawái, la meca del surf, y Nazaré (Portugal), lugar idílico para los amantes de las olas gigantes. De vuelta en casa, el coruñés se ha decidido por el gran formato. “Mi madre está acojonada”, reconoce.

 

1 Del Matadero a Bastiagueiro
Toda historia tiene un principio. Y la de Juan con el surf se inició a los once años. “Empecé con mis primos, Gonzalo y Álvaro, que viven al lado de la playa del Matadero y ya surfeaban. Me dejaron una tabla y me fui con ellos a probar. Me encantó desde el primer día y creo que se me daba bastante bien”, rememora.

El coruñés se acuerda perfectamente de su primera ola y de su primera tabla, una Island Style azul y amarilla que sus padres le compraron en Ferrol semanas después de aquella sesión iniciática con sus primos. ¿Y del primer susto? “Era mi quinto día, íbamos con Víctor Iván Pombo, su entrenador, y me metió con ellos, pero había olas muy grandes para mí, era una locura. Pesaba tan poco que no las podía pasar por debajo y él me tenía que ayudar. Me llevé algún buen susto y llegué a casa flipando. Cualquier otro lo hubiese dejado ese mismo día”, narra.

 

2 Fútbol, vela, tenis y deportes de nieve
Juan entendió enseguida que el surf era lo suyo. Y eso que había probado en muchos deportes. “Mi padre, Fran, es profesor de educación física y desde pequeño lo probé todo. Al fútbol jugué en el Montañeros y el Dorneda, también hacía vela, viajaba y competía en regatas, y participaba en torneos de tenis. En invierno nos íbamos a la nieve... de todo un poco”, enumera.

¿Por qué el surf? “A los 14 años lo dejé todo porque tenía la cabeza en el surf. Es un deporte especial, cada día en el mar es diferente, siempre aprendes cosas nuevas y queda algo por hacer o entrenar para el día siguiente. Iba casi todos los días al agua, me lo pasaba muy bien y eso es lo importante, disfrutar”, desvela el actual campeón de la Copa de España Open.

Antes ya ganó el mismo ránking en categoría sub-16 y acabó en el top-20 del circuito europeo Júnior la pasada temporada despuntando en varias pruebas internacionales. Además ganó varias veces el circuito gallego.

 

3 Un año sabático en la paradisíaca Hawái
“En Segundo de Bachillerato estudié mucho, lo aprobé todo y me saqué la Selectividad a la vez que me entrené mucho y realicé todo el circuito europeo Júnior”, resalta Juan. La motivación era el viaje a Hawái que le habían prometido sus padres. “Fue el primer viaje que hice solo y tan lejos de mi casa. Llegué allí a la aventura, pero sabía dónde y con quién iba a estar y salió todo bien”.

Su estancia en el archipiélago del Pacífico le ha dejado muy buenos recuerdos. “Hay muchos sitios en el mundo con olas tan buenas como en Hawái, pero allí es donde empezó esto del surf, todo el mundo surfea y vive para el surf. Además me pareció una isla increíble, un paraíso natural que la gente respeta. A nadie se le ocurre dejar nada tirado y puedes dejar tu bici sin candar que sabes que no le pasará nada”, destaca Juan.

El coruñés aprendió inglés y portugués rodeado de surferos brasileños y volvió a Galicia con las olas gigantes entre ceja y ceja. “Mejoré mucho en las olas grandes, desde que estuve allí se me quedaron las ganas”, recuerda.

 

4 ¿Galicia, templo de las olas grandes?
El joven surfero y su maestro, el franco-brasileño Eric Rebiere, están dando a conocer la costa gallega como un nuevo destino para practicar las olas gigantes. Y es en invierno cuando se dan las mejores condiciones para surfear auténticas masas de agua.

“En Galicia hay muchas olas gigantes que nadie conoce y casi nadie coge. Es una zona por explotar y este invierno nos vamos a centrar en explorar la  costa de A Coruña y de A Mariña”, detalla Juan, que en Coprinos ya cabalgó una montaña de ocho metros.

“Era mi primer día e iba tan concentrado que no sabía que fuese tan grande. Luego vi la foto y dije ‘joder’. De la tensión y la falta de costumbre me temblaban las piernas, pero supe controlar el miedo y salió todo bien. Iba a muchísima velocidad, botando sobre una montaña de agua, fue increíble”, revive el coruñés.

Juan se prepara física y mentalmente para afrontar sesiones con olas tan grandes. “Son condiciones extremas y hay que estar preparado física y mentalmente. Realizo trabajo de gimnasio con Carlos, mi preparador físico, de remo y de apnea”, detalla. En el último año ha subido diez kilos de masa muscular.

¿Cómo se coge una ola de ocho, diez o veinte metros? La logística para surfear olas gigantes es importante. Y el equipo también. “Para entrar en la ola me remolca Eric con una moto de agua, que lleva una camilla y un cabo para sujetarme antes de entrar y al salir. Los profesionales llevan hasta dos motos de apoyo, un vigilante con un ‘walkee’ en tierra y un médico en la orilla”, explica.

 

5 Mi vida por un buen tubo
Juan habla del mar con entusiasmo. Y entre sus grandes pasiones están los tubos.

¿Qué son y cómo se forman? “Un tubo se genera en los sitios que hay poco fondo. La ola cae mucho más vertical y se forma un túnel. Es la mejor sensación del mundo, es algo indescriptible... Cuando entras en un tubo no piensas en nada más, se para el mundo, te quedas solo con el mar”, evoca el coruñés.

Y el invierno es también la mejor época para los tubos, además de para las olas gigantes. “Es cuando más me gusta surfear, aunque paso mucho frío. Ya puede llover a mares o granizar que allí donde haya un tubo vamos a estar mis amigos y yo”, avisa. Y los mejores en Galicia se encuentran en la Mariña lucense, en las playas que desde Foz hasta Ribadeo.

Coruñés, campeón de España absoluto, presente y futuro del surf nacional, Juan Fernández López, apunten su nombre. De las míticas olas de Hawái a las más desconocidas de Galicia, siempre listo para un nuevo reto. “Lo más importante es disfrutar y pasárselo bien”, resume.  


“Además de mi entrenador, Eric es mi amigo”

Juan se entrena desde hace dos años con el franco-brasileño Eric Rebiere, una institución en el mundo de las olas gigantes y ganador de la Pantín Classic en 2003. “Con su experiencia me ha transmitido la confianza en mí mismo y la seguridad para conseguir los objetivos”, destaca el coruñés. “Desde que llegó a Galicia para estar con sus hijos hemos compartido muchos viajes, siempre me ha tratado muy bien y, además de mi entrenador es mi amigo”, indica.

De la mano de Rebiere, el joven coruñés ha coincidido en sesiones con el alemán Sebastian Steudtner o con el australiano Ross Clark Jones, otros dos mitos de las olas gigantes, que se han desplazado a Portugal y Galicia para surfear con Juan y Eric. Aprendiendo de los mejores.


Falta de apoyos
“Vivir de esto es muy difícil”
Profesionales del surf hay muy pocos. Y menos en España. “Faltan apoyos, sobre todo en Galicia. La Federación no funciona muy bien y ya ni me motiva ir a los campeonatos. Las olas grandes son un acierto para redirigir mi carrera”, desvela.
Juan se muestra “muy contento” por haber logrado el título de la Copa de España y espera “conseguir algún tipo de ayuda económica para viajar a otros campeonatos o ir en busca de olas gigantes”. Con los pies en el suelo, sabe que “vivir de esto es muy difícil” y por eso compagina el surf con sus estudios en Empresariales y Turismo.

 

juan Fernández López: "Iba botando sobre una montaña de agua; fue increíble"