Kelson Vinicius: “Creo que pronto estaré adaptado a lo que me pide el equipo”

El jugador junto al presidente del Noia | Olaia Noia FS

El pívot del Noia Portus Apostoli afirma que sus puntos fuertes son “la fuerza y la finalización”

Kelson Vinicus, el jugador brasileño que se incorporó en el mercado de invierno al Noia Portus Apostoli, se muestra “muy contento por esta nueva oportunidad”. Así, reconoce que “es la primera vez que salgo de Brasil y la experiencia lejos de mi casa está siendo muy buena”. Siendo también su primera vez en el fútbol sala español “es muy diferente al fútbol sala que se practica en mi país. En España es mucho más intenso y fuerte, hay que estar a un buen nivel físico para poder jugar”.

Pese a llevar unos pocos días en la familia noiesa, el pívot comentó que “me encuentro muy bien en el equipo. Fui muy bien recibido por mis compañeros, por el cuerpo técnico y la directiva”.

Y es que el nuevo fichaje del club barbanzano tendrá que adaptarse en el menor tiempo posible al sistema de Julio Mougán, técnico del Noia, y la forma de juego de sus compañeros. En este proceso se encuentra a falta de una semana para que se retome la competición liguera. Por ello, consciente de que el tiempo juega en su contra, dice que “tengo muy poco tiempo para adaptarme al estilo del juego del equipo, pero prestando atención, tanto dentro como fuera de la pista, lo cogeré. Además, mis compañeros me ayudan mucho, por lo que creo que pronto estaré adaptado a lo que me pide el equipo”.

 

Poco a poco
Y es que cambiar de equipo a mitad de temporada no es algo sencillo “es un poco complicado porque uno se acostumbra a un juego determinado y de repente cambias y te tienes que acostumbrar a otro tipo de juego totalmente diferente. Pero no hay problema, tengo que ir poco a poco trabajando y prestar atención a lo que me piden aquí y ya está”, comenta el jugador.

El pívot ya se había enfrentado en pretemporada a los que ahora son sus compañeros, y otra en la última jornada de la primera vuelta. Si bien la imagen que tenía de la escuadra blanca ya era buena como rival “cuando lo vi desde fuera, me gustó mucho porque es un equipo que trata de jugar, que no se deshace del balón, pero ya como parte integrante del equipo me gustó más porque comienzo a entender un poco el sistema del míster. Y he confirmado que es un equipo que trata de jugar al fútbol sala que no se deshace del balón y me encanta”.

Kelson Vinicus llega cedido, hasta final de temporada, del equipo vecino, el Pescados Rubén Burela. Una situación muy diferente la de ambos equipos. Mientras que los de A Mariña luchan por recuperar su plaza en la Primera División, los barbanzanos lo hacen por la permanencia.

El atacante afronta el cambio de objetivo con ilusión “cuando existe algo por lo que luchar se trabaja mejor; con más voluntad y con más ganas. Son objetivos diferentes pero en ambos hay que mantener la lucha”.

Tras formar parte de dos equipos con metas diferentes, Kelson afirma que “ambas metas son difíciles, pero creo, después de vivir la primera vuelta, que es más complicado mantener la categoría. En la lucha por el ascenso hay cuatro equipos pero por la permanencia aún somos muchos y mucho que pelear”.

 

Profundidad
En esta lucha por conseguir la permanencia, Kelson cree que lo que puede aportar al equipo es profundidad. “He estado hablando con algunos de mis compañeros y creo que puedo aportar profundidad. No tenían una persona para la finalización que le diese más profundidad al equipo y creo que en esto puedo ayudar”.

Cuando Kelson se le pregunta cómo se define como jugador responde que “la fuerza y la finalización son mis puntos fuertes, ya que procuro siempre buscar la portería, aunque también juego para el equipo, de hecho prefiero dar la asistencia a un gol que marcarlo”.

Kelson, tras lo dicho, se puede afirmar que llega al Noia Portus Apostoli con la intención de ganarse los minutos en pista y que trabajará para ello. Hasta entonces, afirma que son “muchas las ganas de empezar a jugar”. La liga no espera y el Noia el sábado jugará en la cancha del Mengíbar.