Sábado 25.11.2017

FUTBOL SALA - LA ENTREVISTA

Francisco Javier Leira García: "No me dieron tiempo para demostrar la valía que podía tener en el club"

El club herculino decidió cesar al técnico tras una victoria ante O Esteo

El técnico ferrolano fue destituido al frente del Ventorrillo dos días después de haber ganado a O Esteo das Pontes por cinco goles a tres  | Patricia G. Fraga
El técnico ferrolano fue destituido al frente del Ventorrillo dos días después de haber ganado a O Esteo das Pontes por cinco goles a tres | Patricia G. Fraga
Francisco Javier Leira García: "No me dieron tiempo para demostrar la valía que podía tener en el club"

Francisco Javier Leira García  (Ferrol, 1973) atendió a dxt campeón tras el anuncio del Ventorrillo Fútbol Sala, equipo herculino de la Segunda División B, que “después de la victoria (...) ante O Esteo das Pontes, la directiva ha decidido cesar a Javi Leira como entrenador del primer equipo”.

¿Cómo te encuentras?
Deportivamente fastidiado, pero a medida que pasan los días me voy sintiendo mejor. No obstante, a pesar de que no me dedico a esto profesionalmente, he sido jugador, soy entrenador y director deportivo y realmente esta decisión ha sido un ‘palo’ bastante grande y me ha sorprendido muchísimo pues se estaba trabajando bien y los resultados estaban empezando a llegar, ya que si el tema fuese por resultados, para ser honesto con el club, yo sería el primero en coger la maleta y me iría antes de perjudicarlo.

¿Por qué te ha sorprendido?
Es la primera vez que en mi carrera deportiva una directiva me dice una cosa y resulta que hace lo contrario. Además, considero que estaba satisfecha por lo hecho en las primeras semanas ya que conseguimos sumar un punto en la pista del Leis tras empatar a un tanto. Después nos tuvimos que enfrentar a cuatro equipos muy fuertes (Guardo, Zamora, Valladolid y Cuélllar) y el siguiente partido fue el que le ganamos a O Esteo por cinco goles a tres, un equipo que llegó a nuestra cancha tras vencer con autoridad en la anterior jornada al Albense, que era líder tras vencer todos los encuentros disputados hasta entonces. Además, hay que destacar el hecho de que el equipo de As Pontes se reforzó con jugadores muy importantes para afrontar la presente temporada.

Afirmas que la directiva dice una cosa y hace lo contrario. ¿Cuándo sucedió esto?
Me tiene dicho que si hay que echar a algún jugador, se echaría, y resulta que fue al revés ya que al que echaron fue a mí.

¿Cuáles crees que han sido los motivos de tu cese?
Por resultados creo que no ha sido, pues hice cuatro puntos de seis ante rivales de nuestro nivel. Yo, en el calendario de competición, tenía marcadas las jornadas primera, sexta, séptima, octava, novena y undécima donde había que puntuar sí o sí, pues estos partidos eran claves. A ello hay que añadir que me encontré con una plantilla que no cuenta en sus filas con cuatro jugadores muy importantes con respecto a la pasada temporada (Aitor, Jacobo, Matos y Martín) y el club no se reforzó con jugadores de ese mismo nivel, pues creo que proceden de Autonómica.

¿Quién se puso en contacto contigo para anunciarte la destitución?
El presidente del Ventorrillo (Julio Saucedo) me llamó dos días después del partido que ganamos a O Esteo (el lunes treinta de octubre) sobre las cinco y algo de la tarde. En la conversación, me dijo si podíamos hablar en el local del club a las nueve menos cuarto de la noche, pues yo vivo en Ferrol y me desplazaba a A Coruña para los entrenamientos y los partidos. Esta llamada me pareció muy extraña, y más después de la victoria del sábado, por lo que le pregunté para qué era y por si tenía que llevar la ropa del club, pues yo no quería quedarme con nada que no me pertenecía. Al final me lo acabó diciendo por teléfono.

La reunión, ¿se mantuvo?
Sí y a ella asistimos, además de Julio y yo, Pery López (director deportivo del club) y (José Antonio Rodríguez) Bellas, marido de Pili Neira, que era la anterior presidenta del club.

¿Qué razones te dieron?
Lo que me dijeron es que había algunos jugadores que no estaban de acuerdo conmigo en la manera de entrenar y de enfocar los encuentros. Yo les respondí que más “que algunos jugadores, creo que es un jugador” pues en los equipos que dirijo, y más en una categoría como es la Segunda B, exijo intensidad a los jugadores que forman la plantilla y esa persona no me la estaba dando. Hablé con la directiva en el desplazamiento que hicimos a Cuéllar y les dije que no estaba contento con ese jugador, por lo que comenté que había que echarlo de la plantilla.

¿Quién era ese jugador?
Discúlpame, pero no te lo diré.

Ese descontento, ¿era exclusivamente deportivo o se extendía a lo personal?
No, sólo a nivel deportivo. Sinceramente te diré que creo que mi relación personal con todos los miembros de la plantilla era muy buena.

¿Trataste de rebatir los argumentos de la directiva?
No, pues ya vi que era una decisión tomada y que no había vuelta atrás, por lo que sólo me quedó acatar lo que decían. Me indicaron que eran los jugadores, pero yo no creo que fuese eso, debía haber otro tema pues me extraña que en un club que milita en la Segunda B manden más los jugadores que la directiva.

¿Es cierto que algunos jugadores plantearon a la directiva que te cesaban o que dejaban el club?
Lo desconozco pues lo que me transmite la directiva es que algunos jugadores no estaban conmigo.

Lo que te dice la directiva en la reunión, ¿te lo había comentado con anterioridad a ese lunes?
Nunca.

¿Te sugirió que debías de cambiar algo de lo que hacías para seguir en el puesto?
Tampoco. Ni en ese momento ni antes, pues era la primera vez que hablamos sobre esta cuestión.

¿Cuánto duró la reunión?
Empezamos a las nueve menos cuarto y a las nueve y cinco, o nueve y diez, ya había finalizado.

Fichar por el Ventorrillo, ¿ha sido un error?
No, nunca. Yo sé que mi trabajo iba a dar sus frutos y pienso que la directiva se ha precipitado al tomar esta decisión.

¿Leíste la entrevista a Martín (ex jugador) en dxt campeón donde habla de la directiva?
Sí.

Antes de tu cese, ¿qué opinión tenías de lo que decía?
En parte puedo estar de acuerdo por una simple razón: los clubes, hoy en día, tienen que tener un proyecto más profesional, como afirmaba Martín. Es decir, un club de Segunda B que tiene una escuela debe ir enfocado en tener algo más profesional para que los niños que pertenezcan a ella se vean reflejados en el primer equipo.

Y ahora, ¿cuál es tu opinión?
Veo prácticamente lo mismo. No obstante, quiero decir que yo me defino como una persona antigua, donde vale más la palabra que un papel firmado. Por ello, cuando te dicen una cosa que conforme, digamos entre comillas, que tienes potestad de que se puede echar a un jugador y se le echa, y realmente vemos que no son serios ya que la primera decisión es echar al entrenador, se ve que esta gente no está para dirigir a un club de Segunda B.

¿Qué piensas de lo que has vivido en estos meses?
Ha sido una experiencia bonita y agradable. Lo único negativo ha sido el cese, que a día de hoy todavía no lo entiendo ya que antes de fichar me dijeron que yo era la persona que encajaba en el perfil para el puesto de entrenador que buscaba el Ventorrillo. Tengo entendido que antes de hablar conmigo los informes que tenía el club decían que yo era la persona adecuada, pero que era un entrenador con mucho carácter. Pero un entrenador debe tenerlo pues está peleando con doce ‘lobos’ y yo soy un entrenador, no un ‘cambiador’. Además, tengo claro que durante los entrenamientos y los partidos no se conoce a nadie, no soy amigo de nadie. Después de ellos, soy amigo de quién quiera serlo. Pero, por lo que sé, esto no es algo nuevo de este año, pues ya ha sucedido con anterioridad. Pienso que el club quiere mantener la categoría, pero realmente no apoya a los entrenadores y ahí están los resultados. La muestra es que también pasó cuando por este mismo motivo se echó al anterior entrenador la temporada pasada. Pero si uno está en un club en el que mandan los jugadores, la verdad, es que eso no es club.

¿Y del Ventorrillo como club?
A pesar de lo que te digo, considero que como club está muy bien, ya que está trabajando con la base de un modo correcto. El problema que yo le veo es el de la directiva con el primer equipo ya que para estar en una categoría como es la Segunda B se debe ser más profesional y tener un proyecto serio y fiable.

¿Javi Leira se ha equivocado en alguna decisión?
Seguro que sí, eso lo tengo claro, segurísimo. Pero no creo que haya influido en mi cese al frente de la plantilla. Es más, viendo grabados de nuevo los partidos que hemos disputado, a lo mejor algún jugador debería haber jugado más y otro menos. Sin embargo, como les decía yo, sé que compitiendo con siete u ocho jugadores la categoría estaba salvada de sobra, pero no me dieron tiempo para demostrar la valía que yo podía tener en el club.

¿Te arrepientes de algo?
No, nunca me arrepiento de nada.

¿Qué futuro auguras al Ventorrillo Fútbol Sala?
A nivel deportivo hay jugadores muy importantes dentro de la plantilla que van a dar un salto. Además, viendo el calendario que le toca ahora al Ventorrillo, es donde deben dar el do de pecho, pues en las próximas jornadas se va a decidir el futuro del equipo al tener que disputar varios partidos que se pueden catalogar de ‘su liga’. Como estos encuentros se pierdan las cosas se complicarán. A nivel institucional, creo que si se intenta ser un poquito más profesional en este deporte, que es maravilloso y apasionante, puede que sea un club referente en la comarca de A Coruña y con los niños que tiene en la base puede dar ese salto que te digo.

Tras lo sucedido, ¿la puerta del Ventorrillo está cerrada?
La puerta nunca se cierra a nadie, pero tendrían que cambiar muchas personas y hacer yo el equipo, pues no me haría cargo de uno que fuese confeccionado por la directiva.


 Uno de los trece integrantes no le dio la mano
“Los jugadores debían de conocer mi cese antes de despedirme de ellos”

 

¿Te despediste de los jugadores?
Sí y les dije que creía que había sido honesto y directo con todos y si había alguien que no me había dicho las cosas a la cara, como yo hacía, era responsable de sus actos.

¿Qué te dijeron?
Algunos que lo sentían y otros que ya hablaremos. No obstante, pienso que antes de estar con ellos ya debían de conocer la decisión de la directiva, pues debió comunicársela alguien del club. Tras decirles adiós, me vinieron a dar la mano doce de los trece componentes de la plantilla y con eso me quedo.

¿Viste alguna reacción rara de algún jugador cuando te despediste?
Sí, de esa persona que le dije a la directiva que no quería que siguiese formando parte de la plantilla.

¿Cuándo crees que pudo iniciarse el desencuentro de los jugadores con tu función de técnico?
Empezamos en agosto a trabajar durante la pretemporada pero, como te dije antes, pienso que con los jugadores no hubo ese desencuentro, es más cosa de un jugador ya que a partir de la primera semana del mes de octubre le pedí un poco más de intensidad. No obstante, considero que ese tema puntual con un miembro de la plantilla no tiene que repercutir con el resto de los componentes.

En los entrenamientos semanales, ¿veías que la gente trabajaba como querías?
Sí, sin ningún tipo de malos gestos ni de falta de actitud.

En los encuentros que les has dirigido durante los últimos meses, ¿hacían lo que les decías?
Sí. Es más, en los partidos hacíamos lo que habíamos planificado en los entrenamientos que realizábamos durante toda la semana.

Se ha dicho que en algunos encuentros tú no eras quien dirigía al equipo y lo hacía un jugador.
Para nada, eso no es cierto. Yo, como te he dicho antes, he sido jugador y como pude hacer en dicha época intento ser una persona dialogante con las personas que realmente merecen la pena. De este modo, mantengo una relación fluida para hablar las cosas y tratar de ver en qué cosas podía mejorar el equipo. Tras estas charlas, valoraba lo hablado pero las decisiones las tomaba yo, pues era el responsable y para eso ejercía de entrenador.

 

Francisco Javier Leira García: "No me dieron tiempo para demostrar la valía que podía tener en el club"