Berizzo recuerda que es "quinto" aunque asume las críticas

El entrenador argentino del Sevilla FC, Eduardo Berizzo, asiste a una rueda de prensa en Anfield (EFE)

El entrenador del Sevilla, Eduardo Berizzo, resaltó este martes el buen inicio de temporada, ya que el equipo "es quinto", pero comprende que "nadie satisface a todo el mundo de manera plena", lo que "es un relato recurrente y continuo en esta profesión, en la que uno está en el ojo de la crítica".

El técnico argentino, en su comparecencia de prensa en la ciudad deportiva sevillista previa al partido del miércoles en el campo de la Real Sociedad, admitió, no obstante, que el Sevilla debe "jugar mejor".

Berizzo no consideró que el Sevilla sea "el peor equipo que juega" o se deba "rasgar las vestiduras" puesto que considera que hace "muchas cosas bien a lo largo de los partidos" aunque admite que "la exigencia de este club obliga a jugar mejor".

Para el técnico, "la pasión del fútbol aquí es exagerada", lo que "tiene su lado bueno" pero recordó que el Sevilla está "cerca de la Liga de Campeones numéricamente" peleando con "rivales alcanzables", por eso no piensa que "haya que ser pesimista", pues se encuentra en "posición es expectante".

El preparador sevillista pretende "encontrar unos circuitos de juego más reconocibles", lo que conseguirá con "más intensidad" pero también con unos "fichajes quirúrgicos para buscar soluciones" en el mercado invernal, donde espera "encontrar el delantero que meta goles o al lateral que defienda con garantías".

"Encontrar más potencia en ataque sería saludable para nosotros. También necesitaríamos mediocampistas si saliera Nzonzi. Los que lleguen tienen que mejorar lo que tengamos. Todo que nos haga mejor será bienvenido", añadió al respecto.

Berizzo comunicó que su compatriota, el defensor Gabriel Mercado, "es baja por lesión" para el partido ante la Real Sociedad, lo que se une a la ausencia por sanción del central francés Clément Lenglet.

Ello le hará alinear una zaga con "Corchia, Kjaer, Geis y Escudero" que espera que confirme que "el sistema defensivo no es exactamente malo" aunque el equipo haya "recibido muchos goles en partidos puntuales".

El técnico argentino reiteró que siempre actúa "pensando en lo mejor para el equipo", por lo que ha dejado de contar con el centrocampista francés Steven Nzonzi, a quien ha tildado de "gran jugador".

Aseguró que "para explicar los motivos" de la postergación del galo "tendría que abrir las puertas del vestuario" pero prefiere "no ser ventajista" para "proteger la salud del equipo de puertas para dentro", subrayó.

"Me duele tomar decisiones como entrenador pero tengo que actuar como autoridad que soy. Un equipo se compone de relaciones humanas y luego se juega mejor o peor. Como entrenador, debo tomar decisiones porque creo que es importante poder mirar a todos a la cara para poder exigirle a todos lo mismo", resaltó.

Sobre la Real Sociedad, dijo que "tienen un gran fútbol y si no se le incomoda y se le permite que elaboren su juego, llevarán al sufrimiento atrás".

"Hay que presionarles, adueñarnos del balón y ser protagonistas a través de la pelota", aseguró el preparador sevillista sobre el último rival de 2017.