Cristóbal: "Lo único que puedo reprocharme es que resultados no se dieran"

El exentrenador del RC Deportivo Cristóbal Parralo, que fue destituido el domingo, afirmó este martes en su despedida del club gallego que lo "único" que puede reprocharse a sí mismo es "que los resultados no se hayan dado", abogó por la unión del deportivismo y deseó suerte a su sucesor, Clarence Seedorf.

Cristóbal compareció ante los medios de comunicación en la ciudad deportiva de Abegondo junto al presidente del club, Tino Fernández, al que agradeció que estuviera a su lado el día de su despedida.

Al técnico se le vio decaído anímicamente en la rueda de prensa, en la que dijo que no era "momento de reproches ni tirar balones fuera, sino de estar unidos todos" y aseguró que respeta y entiende "las decisiones" que toma el club porque "el fútbol tiene estas cosas".

El ya expreparador deportivista, que fue destituido tras el 5-0 del pasado viernes ante la Real Sociedad, se despidió previamente de la plantilla, a la que deseó suerte.

"Luego lógicamente nos hemos dado un abrazo con muchos jugadores la mano y nos deseamos suerte porque todos deseamos lo mejor para el Deportivo y que empiece el lunes ganando al Betis", declaró.

Advirtió de que su intención no era "reprochar nada a los jugadores" y defendió su trabajo en el banquillo: "Lo único que puedo reprocharme es que los resultados no se han dado, pero no puedo reprochar ni el trabajo ni la entrega".

"Los resultados mandan y el Consejo decidió que había que buscar una solución nueva, un golpe de efecto, para el equipo recuperara el pulso", apuntó el expreparador deportivista, quien insistió en que "no es momento de buscar culpables".

Del vestuario del Deportivo dijo que "como muchos tiene sus problemas y sus virtudes" y hay que "saber lidiar" con ambas características.

Afirmó que en el club no hay un proceso "de autodestrucción ni mucho menos" y precisó que "las cosas se están haciendo bien, pero falta que el primer equipo arranque".

También señaló que en su opinión los futbolistas "no han bajado los brazos" porque no pueden "permitírselo" y sobre si se ha sentido respaldado por ellos dijo que es "al revés, que son los jugadores los que tienen que "sentirse respaldados por el entrenador".

"No vine a hacer amigos, si no a hacer un equipo y que el equipo funcionara. No sé si los jugadores me respaldaban o no, pero a mí nunca me han abandonado las fuerzas y es lógico que después de según qué partidos cueste asimilar las derrotas, pero he intentado reponerme. A mí no me han flaqueado las fuerzas", sostuvo.

Cristóbal reveló que coincidió con Seedorf en el interior de la ciudad deportiva y le deseó "suerte".

"No le conozco como entrenador, pero como jugador era espectacular. Solo le deseo la mayor de la suerte", insistió.

El Deportivo le ofreció la continuidad en otro cargo, pero él no se ve "ahora mismo continuando en el club" porque es "entrenador" y quiere "entrenar".

"Han sido meses duros y difíciles, pero aprendes. Quiero resetearme y a partir de ahí ver qué me depara el futuro", sentenció.