Cristóbal cierra este martes su etapa en el Deportivo

El entrenador Cristóbal Parralo, que fue destituido este domingo por el RC Deportivo, terminará mañana, martes, su etapa en el club gallego, en el que afrontaba su segunda temporada (la primera como técnico del primer equipo), con una rueda de prensa en la que estará acompañado por el presidente del conjunto blanquiazul, Tino Fernández.

Tras haber sido cesado como entrenador del primer equipo, el Deportivo le brindó la posibilidad de seguir ligado al club en otro cargo, pero él declinó esa opción.

De hecho, en el escueto comunicado de su despedida del Deportivo, el club simplemente indicaba que dejaba de "realizar sus funciones como entrenador del primer equipo", pero no aclaraba si seguiría o no en el organigrama de la entidad blanquiazul.

Una vez que ha rechazado continuar en el Deportivo, el club ha convocado a los medios de comunicación para una "rueda de prensa de despedida de Cristóbal Parralo" que se celebrará en la ciudad deportiva de Abegondo este martes a las 11.45 horas y en la que estará acompañado por Tino Fernández, dirigente del club.

Su comparecencia coincidirá con el entrenamiento de los que han sido sus jugadores los últimos tres meses, que continuarán la temporada con el holandés Clarence Seedorf como técnico.

Cristóbal llegó al Deportivo en 2016 procedente de la Damm catalana para hacerse cargo del filial, al que logró ascender a Segunda B tras un complicado inicio de temporada.

Tras el ascenso, continuó al frente del segundo equipo, con el que lideraba el grupo I de Segunda División B cuando el entrenador de la primera plantilla, Pepe Mel, fue despedido el 24 de octubre.

Ese mismo día, Cristóbal asumió el banquillo del equipo de Primera División, en el que ha estado poco más de tres meses.

Su paso por el Deportivo dejó un balance de dos victorias, tres empates y ocho derrotas en LaLiga Santander y la eliminación ante la UD Las Palmas en la Copa del Rey a pesar de rozar la prórroga en el partido de vuelta (2-3).

Especialmente duros fueron las derrotas ante el Barcelona (4-0), el Celta de Vigo (1-3), el Real Madrid (7-1) y la Real Sociedad (5-0) y también el empate (2-2) ante el Levante en su penúltimo partido como entrenador, que ganaba 2-0 a los 80 minutos tras haber jugado con diez futbolistas desde el minuto 34.

La mala dinámica de resultados y la sangría de goles recibidos (33 en 13 partidos de Liga) le llevaron a perder el crédito en el club y también en el vestuario.