Viernes 15.12.2017
DXT Campeón

DEPOR - ENTREVISTA DXT

Cristóbal: "En muchos partidos, el Depor va a ser superior"

Inicia la cita con los redactores de este diario como los entrenamientos, estrechando la mano

El preparador blanquiazul atendió a este diario tras la sesión en Abegondo | Pedro puig (Puig)
El preparador blanquiazul atendió a este diario tras la sesión en Abegondo | Pedro puig (Puig)
Cristóbal: "En muchos partidos, el Depor va a ser superior"

Cristóbal Parralo no pierde las costumbres. Tampoco con los periodistas. Inicia la cita con los redactores de este diario como los entrenamientos, estrechando la mano. “Siempre es positivo, una señal de respeto. Me gusta por eso. No lo he inventado yo, lo he mamado desde pequeño y fue una cosa que me gustó siempre y allá donde voy intento instaurarlo”, explica. El respeto es uno de sus valores. También la humildad, el trabajo y la sinceridad en las respuestas. El técnico que se ha ganado el respeto del vestuario y ha recibido el beneplácito de la grada, desliza el Deportivo que quiere ver en acción, en el que la palabra equipo se escribe en mayúsculas.

¿Cómo ha sido tu desembarco en el primer equipo, qué cambios has notado?
La verdad es que ha sido una adaptación mucho más rápida de lo normal por las urgencias, por haber tenido partidos rápidamente, sin apenas haber podido trabajar con el equipo. Hemos intentado ponernos al día lo más rápido posible. Con el filial tuvimos la suerte de empezar con una pretemporada por delante e inculcar un poco nuestra manera de ver el fútbol; aquí ha sido todo un poco más rápido, mucha información e intentar que la vayan asimilando.

Aunque la primera derrota fue un varapalo, has llegado gustando a la afición, que era algo que no se dio con los anteriores, ¿lo has percibido?
Sí que he notado el respaldo porque me ha ayudado también el trabajo que he hecho en el filial, pero al final solo llevamos dos partidos de Liga. Vamos a ver si ese apoyo lo podemos mantener con lo que vean que desprende el equipo y que la propuesta enganche a la afición.

¿Es más fácil llegar en esas circunstancias?
Fácil, relativamente, porque ha sido una situación compleja. Había tres partidos en diez días y es verdad que este parón nos ha ayudado a trabajar, a sentar unas bases, pero fácil nunca es. Dar ese salto, intentar convencer al vestuario de lo que queremos hacer, que la afición se vuelva a enganchar con el equipo no es fácil, pero estamos en el camino de intentar conseguirlo.

El apoyo que has tenido en tu ascenso no tiene que ver con el clima raro que había cuando llegaste al Fabril.
La verdad es que entonces me sorprendió un poco que por el hecho de ser de fuera quizás se pudiese dudar un poco de mí como entrenador, pero la gente ha visto que soy trabajador, que he cumplido los objetivos y que he estado al nivel que me requería el Deportivo. Valoro que la gente haya entendido cuál era mi trabajo y lo que quería hacer y no tengo nada que reprochar, absolutamente nada.

Tu experiencia en fútbol profesional como técnico se limitaba a nueve partidos en el Girona. ¿Te tomas esto como un examen?
No me lo tomo así, me veo capacitado para entrenar al primer equipo y lo único que intento a partir de ahí es competir de la mejor manera cada partido, que el equipo crezca y que seamos reconocibles para la afición, no me pongo ninguna meta más. El tiempo dirá dónde nos coloca a cada uno.

¿Cómo fue la llamada del club para proponerte el primer equipo?
Veníamos de Navalcarnero de jugar con el Fabril, dimos dos días libres, venía bastante griposo, no me encontraba bien, incluso con un poco de fiebre, fue llegar a casa, meterme en la cama, estar el lunes con fiebre, bastante mal, el martes intenté levantarme por la mañana, no me encontraba bien, me mareaba un poco, volví a la cama y estaban intentando llamarme y no me localizaban. Consiguieron el teléfono de mi esposa, me lo pasó, me llamó Richard para tener una conversación con el presidente y fue ducharme, afeitarme, marchar a la reunión, en la que me propusieron si me veía capacitado y con fuerzas para entrenar al primer equipo y no lo dudé. Después de la reunión vine a casa, cogí cuatro cosas y volví para entrenar. Javi (Manjarín) estaba en Gijón; Luis (Fandiño), de día libre. Les llamé para que vinieran y nos pusimos a trabajar.

La gente ha visto que en el Fabril he estado al nivel que me requería el Deportivo

¿Fue el mejor antigripal?
No creáis. Después lo he arrastrado nueve o diez días, pero ahora ya me encuentro fuerte.

Los jugadores dicen que el cuerpo técnico ha conectado con el vestuario. ¿Cómo pulsas el ambiente?
Creo que lo bueno es que lo digan cuando acabe la temporada. Por ahora es muy pronto. Hemos venido con unas ideas que hay que aplicarlas, interiorizarlas y tenemos mucha ilusión y eso lo trasladamos al equipo. Tenemos muchas ganas de que las cosas salgan bien y estoy convencido además de que con el trabajo lo vamos a conseguir, pero lo bueno será que cuando acabe la temporada todos queden muy satisfechos del trabajo.

El aficionado ve un equipo más solidario en las coberturas, ¿son las ideas que traes?
Sí, son las ideas en las que yo creo. Hoy en día tenemos que jugar como equipo, ser muy solidarios, jugar muy juntos, muy intensos y saber qué hacer con balón y sin balón. La propuesta que nos ha ido bien, que me ha ido bien a mí como entrenador estos años, hay que trasladarla al equipo y que la interiorice.

A mí me gusta que el equipo sea protagonista; hay que abrir el campo

El equipo está utilizando más los extremos.
A mí me gusta que el equipo sea protagonista, para eso tenemos que intentar abrir bien el campo para tener el balón, para que sea más difícil que el otro equipo nos lo pueda quitar. Es lo que intentamos. Vamos a intentar ir a por cada partido. Seguramente en algunos el rival será superior, pero estoy convencido de que en muchos otros el Depor también va a ser superior.

Tenemos que jugar como equipo, ser muy solidarios, estar muy juntos

Al margen de la derrota, ¿qué sensaciones te dejó el partido ante el Atlético?
Principalmente me quedo con la intensidad, con el trabajo, con la implicación de todos los jugadores. A nivel futbolístico hicimos cosas bien y hay otras que tenemos todavía que mejorar, nos falta un poquito de profundidad, generar más situaciones, llegar mejor a las zonas de remate, frenar antes de que lleguen a situaciones peligrosas porque una falta te puede costar cara.

Ante el Atlético nos faltó un poquito de profundidad, generar más situaciones

¿Le has dado muchas vueltas a esa falta ante el Atlético que costó la derrota?
Sinceramente, no. Dolió mucho, como dolió a todos los jugadores, perder el partido, pero a partir de ahí lo que hemos hecho es analizar el encuentro, ver dónde hemos estado bien, dónde hemos estado menos bien, para seguir creciendo. De nada vale lamentarse. Hay que seguir creciendo para intentar dar otro pasito en Málaga.


UN BANQUILLO QUE QUEMA
“Nos encantaría dar la estabilidad que busca el presidente”

 

Es el quinto entrenador que llega al primer equipo con Tino Fernández en cuatro años. Espera enfriar un banquillo que quema.

Has sido jugador, técnico y director deportivo, ¿hay poca paciencia con los entrenadores por querer resultados inmediatos?
Al final, los resultados son muy importantes y más cómo estamos hoy en día, más en el Depor, que llevamos tres o cuatro años que llegamos a final de temporada sufriendo. Es normal que se quiera cambiar esta dinámica. Creo que hay plantilla como para no llegar a esa situación y, cuando ves que el equipo no acaba de arrancar, siempre hay esa exigencia y presión, pero al final el entrenador ha de saber convivir con esa presión.

Llegaste, a los dos días un partido y poco después, el siguiente, ¿fue complicado?
Sentar esas bases en las que poder apoyarse lleva su tiempo. Hemos intentado acelerar ese proceso, pero no es fácil. Yo sabía que si me llegaba la oportunidad de entrenar al primer equipo iba a ser en una situación de este tipo, en que la marcha no fuera bien porque si va bien no hay cambio. A partir de ahí, el Consejo, el presidente, tienen que valorar el trabajo que hacemos y son los que van a decidir si tenemos el suficiente tiempo o no para sentar esas bases.

Tino Fernández ha hablado de la necesidad de encontrar la estabilidad en el banquillo.
A nosotros nos encantaría dar esa estabilidad, pero al final en el fútbol los resultados mandan y sabemos que, si no los conseguimos, no vamos a seguir en el banquillo. Estamos convencidos de que va a salir bien, tenemos la confianza necesaria en lo que está haciendo el equipo.

¿Se ha modificado tu contrato para seguir si el Depor se salva?
Lo que tengo firmado es hasta final de temporada. A partir de ahí, veremos.


EL TEST...

 

Un libro: Ahora tengo poco tiempo pero estaba leyendo un libro de Vázquez Figueroa, Manaos.

Una comida: Me gusta el marisco.

Una ciudad para vivir: aparte de Barcelona he vivido en ciudades muy bonitas como Logroño, Oviedo y como en A Coruña, donde estoy encantado.

Una canción o grupo: Me gusta Sabina

Un entrenador: actual, quizás, Guardiola. Anterior, quizás, Cruyff.

Un jugador: Messi.

Un favorito para el Mundial: España

Una virtud: Trabajo

Un defecto: Carácter

El mejor consejo que te hayan dado: No es un consejo, es un montón de cosas, pero la educación y el respeto por las personas. El respeto siempre va conmigo.

Cristóbal: "En muchos partidos, el Depor va a ser superior"